PLATO HARDVARD




EL PLATO PARA COMER SALUDABLE


La pirámide alimentaria actual se ha quedado bastante obsoleta ya que tiene en su base (la zona de mayor importancia y cuyos alimentos más deberíamos comer) los cereales del desayuno, un alimento ultraprocesado con un alto contenido en azúcar y es que en la base lo que deberíamos encontrar son los alimentos relacionados con la prevención de enfermedades, y no cereales y harinas refinadas.


Todo lo contrario, al plato saludable de Harvard que presenta una estructura que no habla de cantidades, sino de cómo debería estar diseñada nuestra comida a grandes rasgos. Este ha sido creado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard con el objetivo de servir de «guía para crear comidas saludables y equilibradas»


Derechos de autor © 2011 Universidad de Harvard. Para más información sobre El Plato para Comer Saludable, por favor visite la Fuente de Nutrición, Departamento de Nutrición, Escuela de Salud Pública de Harvard, http://www.thenutritionsource.org y Publicaciones de Salud de Harvard, health.harvard.edu.





Este plato incluye únicamente alimentos saludables. Como puedes observar, frutas y hortalizas (excluyendo las patatas) abarcan la mitad del plato. En la otra mitad, tenemos cereales integrales (se subraya la necesidad de limitar los cereales refinados) y proteínas saludables.


Frutas

Consume frutas de todos los colores y variedades, nos dicen en Harvard. Y siempre mejor la fruta entera que un zumo. El consumo de estos no es tan recomendable por la cantidad de azúcares naturales que contienen.


Hortalizas


Harvard recalca que las patatas no cuentan como un vegetal en el plato para comer saludable, debido a su efecto negativo en el azúcar en la sangre. No obstante, si comemos patatas de la manera tradicional en que se han guisado en España, no constituyen riesgo alguno para la salud.

Para aumentar el consumo general de frutas y hortalizas, Harvard nos recomienda que mantengamos siempre el frutero a la vista, variemos el consumo de verduras, probemos nuevos ingredientes y experimentemos con ellas en la cocina.


Proteína saludable

Un cuarto del plato de Harvard está constituido por proteínas saludables, como las proporcionadas por los frutos secos naturales, las legumbres, el pescado y el pollo. Aconsejan limitar el beicon, los embutidos y, en general, todo tipo de carne procesada.


Cereales integrales

Cereales integrales e intactos (trigo integral, cebada, granos de trigo, quinua, avena, arroz integral, y las comidas preparadas con estos ingredientes como pasta de trigo integral) tienen un efecto más moderado en el azúcar en la sangre y la insulina que el pan blanco, arroz blanco, y otros cereales refinados. Estos, además, nos aportan fibra de manera natural, cuyos beneficios son siempre superiores a los de los productos enriquecidos.


Bebidas

Las bebidas azucaradas no deben estar presentes en modo alguno en nuestra dieta, según el plato saludable de Harvard. El consumo de leche animal y otros productos lácteos debe ser reducido a una o dos porciones al día y no se tiene que tomar más de un vaso pequeño de zumo al día. Esto no quiere decir en ningún modo que no haya que consumir líquidos; nos recomiendan tomar agua, té y café (con poco o nada de azúcar).


Aceites

Nos recuerda la importancia de escoger aceites saludables, como el aceite de oliva o el de girasol.


Por último, cabe destacar la importancia de mantenerse activo y hacer ejercicio con regularidad para mantenerse sano y controlar nuestro peso.


El plato de Harvard, es una herramienta muy útil en cuanto a la educación nutricional ya que ilustra la cantidad de nutrientes que debemos comer al día y apuesta por la calidad de la dieta.









Artículos destacados
Artículos Recientes